5 diciembre, 2019

Té de cúrcuma y jengibre: propiedades y cómo hacerlo

¿Desde hace cientos de años, tanto la cúrcuma como el jengibre se han dado a conocer como ingredientes muy conocidos y altamente valorados en el ámbito culinario y medicinal de diferentes países.

Una manera efectiva y deliciosa de aprovechar los beneficios que ambos aportan es mediante infusión, la cual, en los últimos años, ha ganado mucha popularidad y preferencia.

Té de cúrcuma y jengibre:

Además de su exquisito sabor, el té de cúrcuma y jengibre es conocido en muchos países como una bebida medicinal, que con solo una taza es capaz de mejorar el organismo y consentir el alma.

Propiedades del té de cúrcuma y jengibre:

Entre algunas de las propiedades y usos más frecuentes del té de cúrcuma y jengibre se encuentran:

Mejora la digestión: El té de cúrcuma y jengibre es recomendado para mejorar y acelerar el tránsito intestinal; igualmente, contribuye a disminuir la gastritis y desinflamar la zona digestiva.

Fortalece el sistema inmunológico: Una taza al día es suficiente para que las propiedades de la cúrcuma y el jengibre fortalezcan el sistema inmunológico y por ende evitar posibles infecciones.

Disminuye los gases: Los gases y flatulencias pueden llegar a ser un padecimiento muy incómodo y molesto, sin embargo, el té de cúrcuma y jengibre contiene propiedades carminativas que ayudan a evitar y disminuir los gases.

Adelgazar: Quizás una de las razones más conocidas por las que se consume el té de cúrcuma y jengibre es debido a su aporte para mejorar el  proceso de pérdida de peso, además, en algunas personas ayuda a controlar el metabolismo.

 ¿Cómo Preparar té de cúrcuma y jengibre? 

Como es de esperarse, la preparación del té de cúrcuma y jengibre es muy sencilla y rápida; solo se necesita:

  • 1 taza de agua
  • 15 gr de jengibre pelado y rallado ó 1 cucharada.
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo.
  • 1 cucharada de miel, opcional.

Pasos a seguir:

  1. Colocar una olla al fuego y agregar el agua.
  2. Una vez el agua comience a hervir, se incorpora el jengibre.
  3. Dejar hervir entre 7 y 10 minutos,
  4. Retirar del fuego.
  5. Con la ayuda de un colador, retirar el jengibre mientras se sirve en una taza.
  6. Agregar la cúrcuma y batir para incorporar perfectamente.
  7. Listo, puede endulzarse con un poco de miel o darle un toque cítrico con unas cucharadas de limón.

Se recomienda beber de una a dos tazas al día, ya sea en ayunas o entre comidas para aprovechar mejor sus propiedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *