Qué son las sales de Epsom y para qué sirven

Elena Mendez
Escrito por Elena Mendez

Aunque es poco conocida, la sal de Epsom está ganando popularidad en diferentes países debido a los beneficios que aporta a la salud de manera natural.

¿Qué son las sales de Epsom?

A pesar de llamarse sales, estás realmente se tratan de un compuesto natural de sulfato y magnesio, por lo que también es conocido a nivel químico como sulfato magnésico ó sulfato de magnesio.

Su nombre se remonta a su origen, ya que fue obtenida por primera vez mediante la cocción de las aguas del manantial salino de Epsom, en Surrey, Inglaterra.

Las sales de Epsom son provechosas para la salud debido a su aporte en magnesio, el cual es fundamental para el organismo; igualmente, puede usarse de manera efectiva en la jardinería, el hogar, tratamientos de belleza, entre otros.

¿Para qué sirven las sales de Epsom?

Son muchos los beneficios que ofrecen las sales de Epsom al organismo y a la piel; su uso es bastante sencillo, aunque según estudios, su absorción es mucho más fácil mediante la piel.

A continuación encontrarás alguno de los usos más comunes de las sales de Epsom y los beneficios que brinda.

Alivio muscular

  • Un baño de sales de Epsom es recomendable cuando se presentan dolores musculares, calambres e inflamación muscular.
  • Es ideal llenar la tina con agua tibia y agregarle un poco de sales de Epsom, de esta manera desprenden los iones de magnesio que contribuyen con el alivio muscular además de disminuir moretones.

Reduce el estrés físico

  • La sal de Epsom contribuye a la producción de serotonina, la cual ayuda a relajar y disminuir el estrés, la ansiedad, y la inquietud.
  • Para conseguir este propósito, se recomienda un fácil pero efectivo baño de pies de 2 a 3 veces por semana durante 30 minutos.
  • Solo se necesita sumergir los pies en una tina o ponchera con agua tibia y media taza de sales de Epsom; además, se pueden agregar un par de gotas de lavanda para aumentar el efecto relajante.

Combate el estreñimiento

  • Las sales de Epsom son consideradas laxantes marinos; para combatir el estreñimiento se recomienda beber una taza de agua tibia con dos cucharaditas de sal de Epsom al día.
  • Se debe evitar su consumo en exceso ya que puede generar efectos secundarios en la salud; en caso de estreñimiento severo se recomienda visitar un medico.

Exfoliante

En cuanto a tratamientos de belleza, uno de los usos más comunes de las sales de Epsom es como exfoliante.

Se puede frotar de manera directa sobre la piel previamente húmeda de los codos, manos, pies, y rodillas; para la cara, puede combinarse con una crema hidratante, aplicarse con movimientos circulares y retirar con agua tibia.

Dejar comentario