Cómo preparar aceite esencial de menta

Elena Mendez
Escrito por Elena Mendez

Los aceites esenciales son uno de los productos preferidos cuando se trata de aromaterapias, debido a sus fragancias y propiedades naturales.

A pesar de las variaciones en aromas provenientes de plantas, flores, hierbas y frutos, el aceite esencial de menta es uno de los más cotizados a nivel mundial.

Aceite esencial de menta

El aceite de menta es, por lo general, uno de los más concentrados, ya que su extracción es realizada con la planta antes de florecer, lo que realza el mentol.

Además de ofrecer un aroma fresco y relajante, el aceite de menta, aporta numerosos beneficios que favorecen al cuerpo y alma.

¿Para que se usa el aceite de menta?

En la salud:

  • Disminuye dolores de cabeza y migrañas.
  • Despeja las vías respiratorias y funciona como expectorante.
  • Alivia dolores musculares.
  • Combate la fatiga mental.
  • Entre otros.

En el hogar y belleza

  • Funciona como repelente.
  • Aromatiza y desinfecta.
  • Reduce la grasa en la piel.
  • Evita la pérdida del cabello.
  • Entre otros.

¿Cómo preparar aceite esencial de menta casero?

Preparar aceite esencial de menta casero es bastante sencillo, además, es una manera de obtener un producto completamente natural y a menor precio que en las tiendas.

Puede ser usado para aroma terapias, en pequeñas gotas directo en el piel, e inclusive diluido en lociones y productos de higiene tanto personal como del hogar.

Ingredientes

  • 300 g de hojas de menta piperita fresca
  • 200 ml de aceite base (se recomienda de almendras o de oliva)

Preparación

  1. Lavar muy bien las hojas de menta.
  2. Secar las hojas con un papel absorbente.
  3. En un mortero, molcajete o recipiente, triturar las hojas de menta para que suelten sus líquidos y comiencen a desprender su aroma,
  4. En una olla, calentar a fuego lento el aceite base.
  5. Agregar las hojas de menta trituradas y tapar la olla,  mientras se continúa calentando el aceite a fuego lento durante media hora.
  6. Apagar el fuego y dejar reposar hasta que enfríe.
  7. Colar el aceite y vaciarlo en un recipiente de vidrio oscuro, esto permite evitar el contacto con la luz y así mantener el aceite de menta en buen estado.
  8. Guardar el frasco con el aceite de menta en un lugar fresco evitando que reciba los rayos del sol.

Antes de usar y disfrutar de todas sus beneficios, es recomendable esperar al menos 10 días para garantizar que el aceite base absorba todos las propiedades de la menta.

Igualmente, con el propósito de obtener un aceite completamente homogéneo, se debe agitar el frasco dos veces al día.

 

Dejar comentario