Cómo cuidar una planta hiedra

Elena Mendez
Escrito por Elena Mendez

La hermosa planta de hiedra, originaria de bosques húmedos, es muy usada para adornar lugares tanto interiores como exteriores, por lo que es muy común verla.

A pesar de existir 15 especies de esta planta, la hiedra se reconoce fácilmente por sus hojas verdes de tipo perenne y por crear una enredadera al crecer.

Es ideal para decorar jardines y espacios; especialmente para cubrir paredes, columnas y diferentes lugares.

Características de la planta de hiedra

Se considera una planta botánica y trepadora perennifolia, es decir, que mantiene su color verde oscuro y brillante.

Es de fácil cultivo y rápido crecimiento, con hojas desde ovaladas hasta triangulares con un diámetro de 5 a 10 centímetros y algunas acompañadas de flores verdes muy pequeñas.

Existe un tipo de hiedra llamada venenosa, la cual genera, en la mayoría de las personas, una alergia dermatológica, por lo que se recomienda tratar con cuidado.

¿Cómo cuidar una planta de hiedra?

Independientemente que se encuentre en el interior o exterior, la hiedra necesita de ciertos cuidados para mantenerse saludable y radiante.

Los siguientes consejos ayudan a mantener la planta hiedra siempre hermosa para decorar el jardín y los espacios.

Evitar rayos solares directos

A pesar que la planta de hiedra puede crecer y decorar espacios exteriores, no se recomienda que reciba directamente los rayos solares, ya que de esta manera puede perder brillo y color.

Un lugar medianamente iluminado de manera natural es ideal para su rápido crecimiento y garantiza que sus hojas permanezcan bastante verdes.

Cuidar el riego

La hiedra, por su naturaleza, no demanda mucho cuidado en cuanto a riego se trata ya que no requiere de mucha agua.

Solo basta con regarla una vez por semana durante invierno y dos veces a la semana en época de verano.

Mantener en ambiente fresco

Es necesario ubicar la planta de hiedra en un espacio alejado de la calefacción, aire acondicionado  y en general, de lugares que generen cambios en la temperatura.

Una temperatura entre los 15 y 20 grados centígrados es ideal para su buen mantenimiento, sin embargo, la planta es capaz de soportar temperaturas que se salen de este rango.

Controlar la plaga

La plaga puede sorprender a las plantas de hiedra, especialmente los pulgones, bacterias, negrillas, entre otras.

Por esta razón, es importante evitarlos con remedios e insecticidas naturales y caseros.

Sin lugar a duda, la hiedra es una planta muy noble e ideal para la decoración, con cuidados muy sencillos que dan resultados maravillosos.

 

Dejar comentario